Pues eso pensamos cuando llegamos al Palacio del Rincón, este sitio es de cuento.

Casi lindando con Toledo, este fantástico Palacio nos abría sus puertas para dejarnos sin palabras.

 

Un sitio muy especial para un día único. Mónica y Rubén, alojados en el Palacio se vestían para la

ocasión en grandes habitaciones, sintiéndose reyes.

 

La ceremonia se desarrollo al aire libre en los jardines del Palacio con una temperatura buenísima. La luz

que se filtraba por los arboles hacia de aquel lugar mas mágico.

 

Después del SI QUIERO, nos fuimos a un bosque cercano de bambúes para poder realizar algunas fotos

mientras los invitados pasaban al coctel.

 

Al terminar el coctel, se dio paso una preciosa cena al aire libre, donde Mónica y Rubén disfrutaron de las sorpresas que los amigos le habían preparados.

 

El baile nupcial se desarrollo en uno de los patios interiores del Palacio, dando paso a una fiesta que duro

 hasta las tantas de la madrugada…

 

Y colorín colorado… que no acabe nunca.

 

Guardamos historias.

× ¡Hola! En qué podemos ayudarte