De nuevo en carretera, esta vez camino de Cuellar, un pueblecito afincado en la provincia de Segovia.

 

Para nosotros esta boda tenia algo especial, Nacho, el novio, había trabajado con nosotros como periodista deportivo en nuestra etapa en un periódico local.

 

Conoció a Cristina trabajando en Londres, una Cuellarana de nacimiento y como locos del futbol que son los doshoy jugaban en casa de la novia.

 

Empezamos a primera hora de la mañana en el hotel rural donde se alojaba el novio. Mientras se acicalaba sus hermanos le entregaron varias sorpresas, pero la mejor de todas ellas fue ver aparecer al abuelo con mas ganas de marcha que hemos visto nunca.

 

Ya en casa de la novia, nos esperaba hecha un manojo de nervios junto con su familia.

 

Con la novia ya vestida de blanco, pusimos rumbo a la finca Henar, dentro del municipio de Cuellar, allí nos esperaba la wedding planner para orientarnos como se desarrollaría toda la ceremonia.

 

Entre sorpresas y algunos lloros de emoción fuimos llegando al final de la ceremonia, donde les esperaba una buena lluvia de arroz y confeti.

 

Tras un coctel con charanga y futbolines incluidos, pasamos al salón donde entre plato y plato les entregaron numerosos regalos.

 

Después del baile nupcial seguido de un «We are the champions», los novios cantaron con los amigos y pusieron un fin de fiesta de lo mas divertido.

 

Guardamos historias

× ¡Hola! En qué podemos ayudarte