Y llego el gran día. Cada vez que nos reuníamos con Natalia y Miguel se les ocurría una locura nueva, pero en el fondo sabíamos que iba a ser una boda muy diferente.

 

Llego el gran día, en Merino barbershop seria el sitio donde Miguel sorprendería a sus mejores amigos y familiares. Entre cortes de pelo y afeitados para todos, tragos de buen whisky irlandés, partidas de billar y buena música… Miguel se puso de gala.

 

Y continuaríamos con la novia, el Hotel Rafael seria el escenario donde Natalia junto con sus mejores amigas y familiares, matarían el tiempo hasta el momento de la ceremonia.

 

La iglesia Magistral de Alcalá de Henares, seria el mejor escenario para el SI QUIERO de esta “loca pareja”. Al acabar la ceremonia, una lluvia fina no pudo romper la magia del día.

 

Pusimos camino a la Hacienda de los Santos, una finca cerca de Alcalá donde el buen gusto y rodeada de campo, seria el sitio perfecto para pasar una velada y poner un broche final con la mejor música.

× ¡Hola! En qué podemos ayudarte